Principales alimentos que debes consumir después del parto

lactancia beneficios

Existen noticias que provocan una lluvia de sentimientos y una de ellas es cuando te enteras que te encuentras embarazada. Por una parte, te llena de júbilo y alegría pero también implica una fuerte responsabilidad. Conocer que hay un pequeño ser en formación en tu vientre indica que desde ese momento todo en tu vida debe cambiar. El objetivo principal debe ser propiciar un parto que sea seguro tanto para ti como para el bebé.

En ocasiones anteriores te hemos platicado sobre la importancia que tiene la alimentación. Aunque un error que cometen algunas mujeres es pensar que todo termina en el momento del alumbramiento. En realidad no es así porque muchos de los cambios se deben mantener durante los meses posteriores a ese gran día.

En primera instancia, recuerda que la máxima indicación de los médicos es la lactancia. Lo ideal es que sea la alimentación del pequeño durante sus primeros seis meses de vida. Es tan importante que se considera a la leche materna como la primera vacuna que reciben todas las personas.

Con lo anterior en mente, para que el líquido contenga los nutrientes adecuados que requiere un recién nacido es obligatorio que tú te alimentes de una forma correcta. Es por eso que después del parto debes continuar con el consumo de algunos productos que incrementen la calidad de la leche materna.

De esta manera, hay dos nutrientes esenciales que se recomienda consumir durante todo el embarazo pero también se deben mantener durante los meses posteriores al nacimiento del bebé. Si lo haces entonces vas a reforzar sus propiedades en beneficio de tu hijo.

  • Omega 3

Es una grasa poliinsaturada y su principal propiedad es ayudar a la correcta formación de las neuronas aunque no es la única. Otro de sus beneficios es que ayuda al desarrollo del sistema nervioso central y otros factores como el cognitivo y el comportamiento del menor.

En ese sentido, también se ha comprobado que su consumo disminuye el riesgo de un niño a sufrir problemas como el déficit de atención y la hiperactividad a futuro. Por lo tanto, si tú lo consumes se lo vas a transmitir de manera natural al bebé al momento de amamantarlo.

  • Ácido fólico

El otro nutriente que debes consumir después del parto es el ácido fólico. Su mayor propiedad es que promueve la creación de nuevas células y con eso disminuye el riesgo de que el menor nazca con problemas congénitos medulares y cerebrales.

Ahora bien, la importancia de continuar con su consumo es que a ti como mujer y madre te ofrece otros beneficios. En primer lugar, es de utilidad porque te ayuda a prevenir la anemia materna y la sepsis puerperal.

Pero también se ha detectado que su consumo disminuye el riesgo a sufrir cuadros de depresión. Por lo tanto, una de las recomendaciones es no retirar su consumo después del parto sino mantenerlo durante meses e inclusive años.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin