¿Por qué es conveniente consumir omega 3 y ácido fólico desde ANTES del embarazo?

Todas las mujeres tienen sueños y metas por cumplir. Para lograrlo se requiere de paciencia y perseverancia, aunque se debe tener claro que no todas aspiran a lo mismo. Dentro de la diversidad hay una profunda riqueza que se debe respetar. Aunque lo cierto es que algunas desean convertirse en madres y en ocasiones piensan que los cuidados empiezan en el momento en el que se embarazan pero no es así. Hay productos como el omega 3 y ácido fólico que deben ser consumidos desde antes.

Si dentro de tus planes se encuentra el procrear para formar una familia es claro que deseas lo mejor para tu futuro hijo. Durante la etapa de gestación, todo lo que consumas tendrá un impacto en el pequeño que llevas en el vientre. Aunque debes tomar en cuenta el proceso de digestión y que algunos alimentos no generan efectos de inmediato.

Cómo reforzar la salud de tu futuro hijo

En ese sentido, el omega 3 y ácido fólico son ideales porque ayudan al desarrollo del bebé. Gracias a sus propiedades mejoran la función cognitiva y neurológica de tu futuro hijo. Mientras que tú también recibes beneficios como una reducción en el riesgo de parto prematuro y de sufrir depresión durante el proceso de gestación.

Con lo anterior en mente, algunas mujeres piensan que deben cambiar su alimentación en el momento que el médico confirma el embarazo. La realidad es que debe ser desde meses antes cuando realicen esta modificación en sus hábitos.

A partir de lo anterior vas a garantizar que durante todo el proceso de gestación el pequeño va a recibir los nutrientes adecuados. Mientras más pronto comiences con el consumo de este tipo de alimentos será mejor.

Alimentos que no pueden faltar en tu dieta

Por su parte, debes recordar que tanto el omega 3 y ácido fólico los puedes encontrar en suplementos alimenticios o de manera natural en cualquiera de los siguientes alimentos:

  • Salmón.
  • Sardina.
  • Bacalao.
  • Atún.
  • Nueces negras.
  • Semillas de linaza.
  • Aceite de la linaza.
  • Aguacate.
  • Lechuga.
  • Espinacas.

Ahora ya lo sabes, no esperes hasta saber que dentro de algunos meses te convertirás en madre. Mejor comienza con los cambios desde hoy para estar preparada y garantizar una buena salud en tu primogénito. Además, al igual que ocurre con los tratamientos médicos, una parte importante es la constancia y adherencia. No abandones el consumo del omega 3 y el ácido fólico hasta que tu doctor te lo indique o de lo contrario todos los esfuerzos habrán sido en vano.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin