Por estos motivos debes continuar con el consumo de omega 3 y ácido fólico DESPUÉS del parto

Convertirte en madre es una experiencia inigualable que no se puede describir con palabras. Se trata de un sentimiento único y maravilloso que solo las mujeres pueden vivir. Pero aunque el momento del alumbramiento y tener al bebé en tus brazos te llena de alegría también se deben contemplar todos los sacrificios que debes hacer. Mientras que tanto tu cuerpo como tu mente van a enfrentar múltiples cambios para los que debes de estar preparada.

Con lo anterior en mente, una de las primeras modificaciones que tú debes hacer es en tu alimentación. Recuerda que tienes a un pequeño ser en formación dentro de tu vientre y todo lo que consumas también lo afectará a él. No solo se trata de tu salud sino también la de tu futuro hijo la que se encuentra en riesgo.

Dentro de la lista de alimentos que debes incorporar en tu alimentación diaria hay dos que destacan. Se trata del omega 3 y el ácido fólico. Se encuentran disponibles de manera natural en diversos productos y también en suplementos.

La importancia de ambos es porque ayudan a generar un desarrollo óptimo del bebé y también tienen un fuerte impacto en tu salud. Aunque a final de cuentas, si tú te sientes bien entonces vas a transmitir esa seguridad a tu hijo y viceversa.

Mientras que una de las preguntas recurrentes no solo tiene que ver con el inicio en el consumo de este tipo de alimentos sino también es con respecto al momento en el que los debes de suspender de tu dieta diaria.

Alimentos que debes incluir en tu dieta

Los pediatras señalan que tanto el consumo del omega 3 y ácido fólico se debe mantener después del alumbramiento por un simple motivo. Durante los primeros meses de vida del bebé su única alimentación debe ser la leche materna. Al hacerlo le proporcionas todos los nutrientes que necesita para mantenerse sano en esta etapa tan importante.

Ahora bien, todo lo que tú consumas se lo vas a transmitir al menor a través de la lactancia. Por eso tú debes de continuar con la ingesta de nueces, caviar, salmón y sardinas que son ricos en omega 3.

Mientras que el ácido fólico lo vas a encontrar en brócoli, apio, espinacas, acelgas y carnes como el hígado. Lo ideal es mantener una dieta balanceada en la que incluyas productos de todos los grupos alimenticios.

La base del éxito es la constancia

Por otra parte, al mantener una dieta equilibrada también vas a conseguir saciar tu apetito con mayor facilidad. Esto es de importancia para las mujeres que se preocupan por su aspecto estético y quieren recuperar la figura que tenían antes del embarazo. Para conseguirlo no es necesario dejar de comer porque es contraproducente sino hacerlo de una forma adecuada.

Un error que algunas mujeres cometen es pensar que después del parto debe cambiar su alimentación cuando no es así. La misma dieta que mantuvieron durante la gestación debe continuar hasta que su médico les indique lo contrario. Un aspecto que parece mínimo en realidad es muy importante y marca una fuerte diferencia para ayudar al desarrollo óptimo del bebé.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin