Zinc

Zinc

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más del 80 por ciento de las embarazadas reciben un aporte de zinc insuficiente. Con esto, el mayor peligro es que una baja concentración plasmática de zinc reduce su transporte placentario y puede afectar al suministro de zinc al feto. A su vez, la consecuencia más peligrosa es que la carencia de zinc en la madre puede poner en peligro el desarrollo del feto y ocasionar problemas en el parto.