¿Que es el prolapso del cordón umbilical?

¿Que es el prolapso del cordón umbilical?

Aunque no es algo que sufran todas las madres en el parto, hay algunas mujeres que, al dar a luz, experimenta el prolapso del cordón umbilical, que es una complicación que ocurre antes o durante el parte, entendiendo como “prolapso” la caída o descenso de un órgano o estructura orgánica. En este caso, que es poco frecuente (se produce solo en menos del 1% de los nacimientos), el cordón umbilical cae o prolapsa a través del cuello uterino por delante del bebé una vez se ha iniciado el parto.

Cuando esto ocurre, el cordón puede quedar atrapado contra el cuerpo del bebé durante el descenso en el parto, siendo comprimido. Si se presiona el cordón, puede ocurrir una pérdida de oxígeno para el feto.

Así que cuanto más tiempo esté el feto mal oxigenado, mayor probabilidad hay que se produzcan daños cerebrales permanentes. En los casos más graves, el prolapso del cordón umbilical puede causar la muerte fetal. Por eso el personal médico ha de actuar con rapidez y esto suele conllevar a una cesárea.

El especialista médico puede detectar el prolapso del cordón umbilical mediante la monitorización fetal (si el latido cardíaco desciende notablemente), mediante el tacto a través de un examen pélvico o incluso a la vista.

¿Cuáles son las causas y factores de riesgo del prolapso del cordón umbilical?

  • Ruptura prematura de las membranas que contienen el líquido amniótico.
  • Parto múltiple.
  • Parto prematuro del bebé.
  • Parto podálico: que es cuando el bebé atraviesa el canal del parto con los pies por delante.
  • Exceso de líquido amniótico (polihidramnios).
  • Placenta baja.
  • Un cordón umbilical anormalmente largo.

Básicamente, se puede decir que el prolapso del cordón umbilical es una de las complicaciones que pueden suceder en el parto. Aunque es poco frecuente, puede revestir gravedad, ya que se compromete la salud del feto y es una situación que sucede entre el 0,1% y el 0,6% de todos los nacimientos.

Cuando se produce un prolapso del cordón, el feto choca con este y la consecuencia principal es que deja de recibir su aportación necesaria de sangre y oxígeno. Esto es algo que puede provocar que el niño pueda sufrir daños cerebrales de forma permanente.

Podría derivar en muerte fetal

Por otra parte, aunque sin ser menos trascendental, es que pueda darse una bajada del ritmo cardíaco del feto. Esto puede generara cambios en su presión arterial o una circunstancia que es conocida como acidosis respiratoria, originada por la presencia y acumulación de dióxido de carbono en la sangre.

Asimismo, existe el riesgo de otras complicaciones de salud generadas por posibles episodios de hipoxia fetal mientras se da la comprensión. Aunque no es algo demasiado habitual, si no se actúa con la velocidad que se requiere para poner solución a esto, podría derivar en muerte fetal. Así que el personal médico tendrá que actuar con rapidez.