fbpx

Practica estos ejercicios para fortalecer tu suelo pélvico y prepararte para el parto

suelo pélvico

Cuando una mujer recibe la noticia de que se encuentra embarazada se genera una lluvia de emociones. Son muchas las sensaciones internas y van desde la alegría hasta el nerviosismo. Todo esto es natural pero también implica una fuerte responsabilidad. Al respecto hay múltiples consejos que se ofrecen pero la mayoría de las ocasiones se ignora todo lo relacionado con el suelo pélvico.

En primera instancia, durante la etapa de gestación vas a experimentar un cambio tanto interno como externo. Lo más obvio es el crecimiento del vientre por la formación del bebé en tu interior.

Derivado de lo anterior, también será notorio tu transformación de hábitos alimenticios. De manera natural aparecen los antojos y las ganas de consumir cierto tipo de productos en horas poco habituales.

Algo muy importante es recordar que no necesariamente debes comer doble sino hacerlo de una forma correcta. Con ayuda de un nutriólogo puedes conseguir una dieta personalizada especialmente para ti. De esta forma evitas riesgos tanto para ti como para el bebé que se encuentra en el vientre.

Por otra parte, sin importar los meses de embarazo también es necesario pensar en el día del parto. Lo que todas las mujeres desean es que no existan complicaciones y los dolores sean mínimos. Para conseguirlo puedes empezar con hacer algunos ejercicios con tu suelo pélvico.

¿Y eso qué es?

Muchas mujeres no tienen claro este concepto porque no se menciona muchas veces en las escuelas. El suelo pélvico es un grupo de músculos y otros tejidos que forman una especie de hamaca a través de la pelvis.

En la mujer, mantiene el útero, la vejiga, los intestinos y otros órganos pélvicos en su lugar para que puedan funcionar adecuadamente. Por lo regular, durante el embarazo se puede debilitar o lastimar.

Los huesos de la pelvis, en la mujer, dejan el espacio suficiente para que pase la cabeza de un bebé en el parto. Los músculos que sostienen los órganos pélvicos son claves para su buen funcionamiento y permiten una vida sexual satisfactoria.

Tipos de ejercicios que puedes hacer

Ahora bien, para que el día del parto todo sea más sencillo lo ideal es empezar algunos meses antes con algunos ejercicios de preparación. Dentro de las rutinas que puedes hacer se aconseja empezar contracciones para simular las que vas a experimentar el día del parto. Mientras que otra forma es contraer tu cuerpo al momento de orinar para detener la expulsión del líquido.

Aunque lo más importante y que siempre debes recordar es que siempre debes acudir con un ginecólogo. Se trata del especialista que tiene los conocimientos suficientes en el tema y es la persona que te puede asesorar.

regenesis-max banner

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Más artículos