¿Por qué debes tomar ácido fólico desde antes del embarazo?

¿Por qué debes tomar ácido fólico desde antes del embarazo?

Si vas a planificar tu embarazo y este no llega por sorpresa, el ácido fólico es una vitamina imprescindible que el médico te recetará incluso antes de quedarte embarazada. Deberás, además de antes y durante el embarazo, también tomarlo después, durante la lactancia. Esto es algo respaldado por estudios científicos y también incluso algunos estudios recomiendan que el padre del bebé empiece a ingerir, como su pareja, ácido fólico antes de la gestación.

Ácido fólico para preparar el embarazo

Nada más decidas quedarte embarazada, como madre, deberás preparar tu organismo para que el feto se desarrolle y crezca dentro de tu útero libre de graves enfermedades como la espina bífida. Así que los expertos recomiendan que la mujer acuda a la consulta de su ginecólogo meses antes incluso de dejar de utilizar métodos anticonceptivos.

En esta consulta previa, el médico ya recomendará a la futura madre que empiece a tomar un suplemento de 400 microgramos de ácido fólico. Una vez embarazada, esta medida debe mantenerse a lo largo de toda la gestación.

Es clave en la formación del tubo neural

Para el futuro bebé, el momento más crítico de su excelencia no es el parto ni el nacimiento, sino mucho antes, cuando el óvulo se encuentra con el espermatozoide en las trompas de Falopio y apenas es un grupo de células.

Los primeros días del embrión son los más peligrosos ya que la madre aún no sabe que se encuentra embarazada (y sigue haciendo su vida como siempre). Al mismo tiempo, es cuando se empiezan a desarrollar órganos vitales del futuro bebé y su vulnerabilidad es máxima a algunas carencias, como el ácido fólico.

Ha quedado comprobado que esta vitamina del grupo B, el ácido fólico, desempeña un papel fundamental al comienzo del embarazo. Este interviene en la formación del tubo neural, que se forma en las primeras semanas de gestación. Una carencia de esta vitamina puede provocar en el feto defectos del tubo neural como espina bífida o anencefalia.

Aunque es cierto que su papel no se detiene en los primeros meses de embarazo. Este suplemento se debe tomar durante todo el embarazo y es que la mujer debe mantener los suplementos de ácido fólico durante todo el embarazo y en la lactancia porque el desarrollo cerebral del feto no se completa en las primeras 12 semanas de gestación.

El ácido fólico previene la depresión posparto

Son muchas las mujeres que, una vez han dado a luz a su hijo, sufren de depresión posparto. Pero el ácido fólico puede ayudar mucho ya que “es una vitamina del grupo B que afecta sobre el sistema nervioso”. Se sabe que es el precursor de algunos neurotransmisores, como la seretonina que transmite calma y serenidad.

Tras dar a luz, la función sináptica de la madre se encuentra en alerta constante. Un nivel adecuado de ácido fólico ayudará a la mujer a que su función cognitiva se encuentre en buen estado. Lo que es cierto es que hay muchos factores que influyen en el origen de la depresión posparto, pero sí es cierto que si el cerebro cuenta con unas buenas defensas a nivel biológico estará más fuerte para hacerla frente.