¿Estás considerando un segundo embarazo?, estás son algunas diferencias

¿Estás considerando un segundo embarazo?, estás son algunas diferencias

Un hecho es que todos los embarazos son diferentes y lo mejor que puedes hacer es disfrutar cada uno. No esperes que por ser el segundo sea más fácil, pues aunque puede ser así, también puede ser más difícil.

Todo depende de la forma en que reaccione tu cuerpo a este embarazo. De acuerdo con Mayo Clinic puedes presentar desde, cambios diferentes en las mamas, que duelan más o no, incluso la forma en la que aumenten de tamaño.

De igual forma pasa con la forma de la barriga, sin embargo, hay otros factores que sí suelen ser similares y que amortiguan las molestias tanto del embarazo como del parto, pues ya sabes que esperar. Este es el caso de las contracciones o la forma en que se mueve el bebé, incluso esto puede ayudar a que el parto sea más corto.

Además habrá cosas que no cambien en lo absoluto como el tamaño del útero o los movimientos del bebé antes de nacer, que por supuesto ahora serán más notorios.

Mayores riesgos en tu segundo embarazo:

Si durante tu primer embarazo presentaste alguna complicación, como lo es un embarazo prematuro o preeclampsia  lo más probable es que vuelva a pasar e incluso en esta ocasión sea más grave, por lo que no debes despegarte prácticamente de tu médico y seguir cada cuidado que se indique.

Además, la organización Inatal, señala que es importante regresar a clases de prenatales, pues puedes refrescar algunos conocimientos ya adquiridos o inclusos aprender nuevos. Al mismo tiempo este es un modo de dar un seguimiento a tu embarazo y estar mejor preparada.

Recuerda cuidar tu embarazo:

No por ser el segundo vas a descuidar tu embarazo por lo que, debes tener presente lo que está bien y lo que no, es verdad que la mayoría de los embarazos se desarrollan sin problema a menos que la madre sufra de alguna enfermedad crónica, como diabetes, epilepsia o depresión.

Sin embargo, al presentar dolor en el vientre o ingle, dolores de cabeza fuertes debes recurrir al médico de inmediato. No hay pretexto para que te quedes con la duda, por lo que ante cualquier molestia fuera del lugar es importante que busques ayuda y te dirijas al hospital.