¿Cuáles son los diferentes tipos de cesárea que se pueden practicar?

¿Cuáles son los diferentes tipos de cesárea que se pueden practicar?

La cesárea es una intervención quirúrgica en la que se práctica una incisión en el abdomen y el útero de la madre para poder extraer al bebé. Sobre todo, es indicada cuando se cree que un parto por vía vaginal podría suponer un riesgo para la madre o el feto.

Sobre todo, en ciertas situaciones, el parto por cesárea es la única solución para el nacimiento de un bebé sano. Por tanto, solo debe ser realizada cuando se necesario, siempre valorando los riesgos y beneficios en cada caso y evitando, por tanto, cesáreas innecesarios.

Existen diferentes tipos de cesárea. A continuación te contamos cuáles son las principales que se pueden practicar.

Cesárea según el momento en que se practique

Dentro de este tipo, existen tres subtipos de cesáreas que se pueden poner en práctica.

Programada o electiva

Se realiza antes de que la madre se haya puesto de parto y obedece a criterios médicos que desaconsejan el parto por vía vaginal, bien por patología materna o fetal. Salvo algunas excepciones, no debe programarse antes de la semana 39.

Pero, ¿cuándo se puede programar una cesárea?

  • Macrosomía fetal.
  • Antecedentes de dos o más cesáreas previas.
  • Presentación fetal que dificulte el parto vaginal.
  • Placenta previa.
  • Haber tenido una rotura uterina en una gestación previa, por el riesgo de recurrencia.
  • En algunos casos de prematuridad y gestaciones múltiples.
  • Enfermedades o infecciones maternas.

Cesárea durante el transcurso del parto

Una vez se haya iniciado el trabajo de parto, se pueden presentar situaciones que requieran la realización de una cesárea, como pueden ser las siguientes:

  • Fracaso de inducción al parto.
  • Desproporción cefalopélvica (DCP).
  • Estacionamiento del parto por falta de dilatación o descenso del bebé.

De forma urgente o emergente

Es un tipo de cesárea que se realiza cuando surge una complicación que obliga a extraer el bebé rápidamente para evitar consecuencias graves que puedan comprometer su vida o la de la madre. Este tipo de cesárea puede realizarse antes de comenzar el trabajo de parto o durante el parto. El tiempo seguro desde que se diagnostica el problema hasta que se precede a realizar la cesárea urgente no debe superar nunca los 30 minutos.

En cuanto a la emergente, está indicada cuando existe un riesgo vital para la madre o el bebé. En este caso, la extracción del feto no debe superar los 15 minutos. Pero, ¿en qué casos está indicada este tipo de cesárea?

  • Sospecha de rotura uterina o rotura uterina.
  • Sufrimiento fetal.
  • Desprendimiento prematuro de placenta.
  • Prolapso de cordón umbilical.
  • Inestabilidad hemodinámica materna.

Cesárea según su incisión

Este tipo de cesárea variará dependiendo de varios factores, como la posición y el tamaño del bebé, la presencia de miomas uterinos y la localización de la placenta, entre toros. Estos son los tipos de cesáreas según el tipo de corte que se realice.

Transversal baja

Es la técnica más elegida en la mayoría de los casos. Es un tipo de incisión que se realiza entre 3 y 5 centímetros por encima del pubis. Conlleva un menor tiempo de recuperación y menores complicaciones maternas. La cicatriz que queda es discreta y muy resistente.

Vertical baja

Es un tipo de cesárea que se realiza dos dedos por debajo del ombligo y hasta la sínfisis púbica. Es más sencilla de realizar que la horizontal y permite un acceso rápido al útero. Eso sí, es muy vistosa estéticamente y conlleva un mayor riesgo de hemorragia. Solo está indicada en casos de urgencia materno-fetal.

Cesárea en forma de T invertida

Este tipo de cesárea implica un doble corte: horizontal y vertical y se realiza cuando es necesario contar con más espacio para poder extraer al bebé.

Corporal o clásica

Es una técnica muy poco utilizada y es que se asocia un mayor riesgo de rotura uterina en un futuros embarazos, un mayor riesgo de hemorragia y mayores complicaciones postoperatorias. Se trata de una incisión vertical en la cara anterior del útero, justo a lo largo de los músculos rectos abdominales.