Bebé recién nacido: consejos para sus primeros días en casa

Bebé recién nacido: consejos para sus primeros días en casa

Resulta muy normal que cuando el nuevo miembro de la familia llega a la casa, tanto él como la familia pasen por una etapa de confusión y dudas. Por qué llora, cuándo es la hora correcta de su comida, cómo cuidarlo de la manera correcta, es normal lo que hace, todas esas dudas son perfectamente naturales cuando te enfrentas a la nueva tarea de ser madre o padre por primera vez. Te daremos algunos consejos muy prácticos para que la experiencia sea lo menos pesada posible y disfrutes la presencia de tu bebé en su nuevo hogar. 

Primero tienes que conocer poco a poco a tu bebé: podrás darte cuenta cuando tiene hambre en el momento en que comience a esgrimir un quejido que luego se convertirá en gritos o llanto. Además, hay otras señales que indican que tiene hambre: chupa sus manitas, mueve la boca como si quisiera mamar o voltear la cabeza hacia el pecho.

No te asustes si de repente vomita o regurgita un poco de alimento. Es normal y casi todos los niños lo hacen. Acude con el médico en caso de que vomite en exceso o arquee la espalda y llora al mismo tiempo (sobre todo, de noche). Podría tratarse de un posible reflujo, el cual es común en recién nacidos y mejora cuando adquiere el control de los músculos de su cabeza.

Asimismo es normal que el bebé llore con frecuencia. Sobre todo unas semanas más tarde de haber llegado a casa (al principio más bien dormirá a menudo), el recién nacido llegará a llorar unas dos horas diarias. Con el tiempo, podrás comenzar a identificar los motivos por los que tu pequeño llora. 

Para bañar a tu pequeño, puedes hacer baños de esponja en los primeros días en casa. También puedes usar toallitas húmedas para limpiar los pliegues de la piel del cuerpo.

La vida no tiene por qué detenerse con la llegada del nuevo miembro de la familia. En caso de que tengas más hijos, y sobre todo si son pequeños, invítalos a que formen parte de la vida del recién nacido para que no resientan la llegada de su hermana o hermano. Asimismo no todo tiene que ser silencio perpetuo en casa. Poco a poco el bebé se habituará a la actividad de su entorno.

También lee: