Aprende estas técnicas de respiración y relajación para cada fase del parto

Aprende estas técnicas de respiración y relajación para cada fase del parto

  • Mediante ejercicios de respiración y relajación las mujer puede aliviar el dolor del parto.

  • Las técnicas de respiración aumentan el aporte de oxígeno durante el parto.

  • Conoce cada una de ellas y aplícalas en cada fase del parto según lo necesites.

Las técnicas de respiración y relajación ayudan a la embarazada a aliviar el dolor de las contracciones.
Respirar correctamente también beneficia al bebé, puesto que aumenta el aporte de oxígeno durante las contracciones.
Existen tres técnicas de respiración y relajación distintas aplicables para cada fase del parto.

Notas relacionadas:
Todo lo que tienes que saber sobre el parto humanizado
Cómo cuidar a tu hija durante su embarazo adolescente
Esto debes llevar en tu maleta del hospital para cuando nazca tu bebé

Respiración abdominal o del diafragma

Te ayuda a aliviar las contracciones más intensas durante la fase de la dilatación del cuello uterino deberás tomar aire por la nariz para que los pulmones se llenen, al tiempo que el abdomen se hincha poco a poco.
Expulsa el aire por la boca mientras contrae lentamente los músculos del abdomen.

Respiración costal inferior o jadeo

Con ella podrás controlar las ganas de pujar en las fases de dilatación y de la expulsión.
Toma aire y expúlsalo de forma sucesiva en forma de jadeo o soplo.
Por lo general, esta técnica suele ser necesaria en los partos sin epidural para no distender demasiado los músculos de la zona del periné.
Cuando a la mujer se le administra anestesia epidural, la mayoría de las veces no siente deseos de empujar.

Respiración para los pujos en la fase de expulsión

Realiza dos o tres inspiraciones profundas y cortas.
Aguanta la respiración al tiempo que contraes los músculos del abdomen.
A continuación, relaja los músculos y expulsa el aire.
Debes elevar la cabeza y los hombros pegando la barbilla al tórax mientras te sujetas las rodillas con las manos.

Recuerda que mantenerte relajada te facilitará la labor de parto.
No gritar y realizar los ejercicios de respiración beneficia a tu bebé, pues le aportas el oxígeno necesario.