5 técnicas para aliviar el dolor durante el parto

5 técnicas para aliviar el dolor durante el parto

La epidural es, en estos momentos, la técnica más conocida para reducir o eliminar el dolor del parto. Aunque es cierto que, en la actualidad, se dispone de una gran variedad de recursos que incluyen métodos no farmacológicos. Si quieres aliviara el dolor durante el parto, a continuación te vamos a ofrecer algunas de las técnicas existentes que puedes poner en práctica para mitigarlo.

Elegir a la persona adecuada como acompañante

Elegir a la persona de tu entorno que va a acompañarte durante el parto es de vital importancia. Gracias a este apoyo gozarás de una mejor experiencia. El apoyo continuo supone un cierto conocimiento del proceso por parte de esa persona para poder ofrecer recursos que te hagan sentir más segura, aportar confianza y soporte emocional.

Tacto y masaje para aliviar el dolor en el parto

Muchas mujeres notan alivio y se sienten más confortables cuando reciben un masaje u otras formas de contacto físico por parte de su persona de apoyo. Esto te ayudará a estar más relajada y a manejar mejor el dolor. También es una buena forma de que la persona que te acompaña te manifieste su interés, comprensión y preocupación por tu bienestar.

Durante la fase de dilatación puede ser útil un masaje suave en zonas de tensión o una presión mantenida sobre la zona del sacro, especialmente en el momento de la contracción.

Inyección de agua estéril para el dolor de espalda

Este método es muy sencillo, a la vez que útil para aliviar el dolor lumbar. Consiste en aplicar debajo de la piel, con una aguja muy fina, una pequeña cantidad de agua estéril en unos determinados puntos de la parte baja de la espalda. El efecto comienza a los segundos y dura en torno a una hora o más y se puede repetir la administración

Técnicas de relajación y respiración para aliviar el dolor del parto

Si ya manejas alguna técnica de forma habitual, bien por ansiedad o porque ayuda a tu bienestar, no hay inconveniente en que la utilices también durante el parto. Aunque no se ha demostrado que contribuya al alivio del dolor, tal y como tradicionalmente se había pensado.

Eso sí, lo que debes tener claro es que el aplicar estas técnicas, de ninguna forma, debería causarte inquietud adicional o cansancio ya que debes tener en cuenta que el parto es un proceso largo y que llevar un control voluntario de la respiración puede llegar a ser contraproducente.

Uso del agua

El uso del agua te va a permitir, en determinados momentos, una mayor comodidad, facilitando la movilidad y la adopción de diferentes posturas, soportar sin esfuerzo el peso del abdomen, estar más relajada y obtener una significativa reducción del dolor.

Se pueden utilizar bañeras o piscinas de pequeño tamaño con agua a una temperatura en torno a los 36ºC. Debes tener en cuenta, eso sí, que no es aconsejable introducirse en el agua antes de los 5cm de dilatación, ni permanecer sumergida de forma prolongada (durante más de dos horas), ya que podría enlentecerse el proceso de parto.