Mitos sobre el ácido fólico que debes dejar de creer

ácido fólico

Desde el momento en el que una mujer se embaraza es necesario adoptar un nuevo estilo de vida. Eso resulta obvio por el hecho de que ahora un pequeño ser se encuentra en formación dentro del vientre. Por lo tanto, uno de los primeros aspectos en cambiar es la alimentación. De forma natural se menciona que el ácido fólico no puede falta durante esta etapa y es una realidad. Aunque también existen diversos mitos que debes dejar de creer.

En primer lugar está el momento en el que debe empezar su consumo. A la fecha muchas mujeres piensan que es desde el momento en el que el ginecólogo les indica que están embarazadas y no es precisamente así.

Ideal para todo tipo de mujeres

En realidad se puede empezar a consumir ácido fólico en cualquier momento de la vida. Mientras que si deseas tener un embarazo planificado entonces desde ese momento puedes empezar. Los beneficios no solo son para tu futuro hijo sino también para ti misma. Con esto en mente, no te limites y añade esta vitamina a tu dieta.

Ligado al punto anterior, tampoco se debe caer en la falsa idea de que solo la mujeres que quieren convertirse en madres los deben consumir y el resto no. Inclusive si no se encuentra entre tus planes el tener un bebé también lo debes añadir a tu consumo regular.

En este caso todo parte del hecho que el ácido fólico tiene múltiples propiedades. Dentro de ellas se encuentra la formación de glóbulos rojos, por lo que es un elemento fundamental para prevenir anemias. Además también se ha comprobado que ayuda en la prevención de algunos tipos de cáncer como el de colon o el de útero.

Por otra parte, también se tiene la creencia de que solo es necesario en mujeres mayores de 35 años. La realidad es completamente opuesta. Sin importar la edad que tengas siempre es conveniente añadir el ácido fólico porque sus beneficios ayudan a todo tipo de mujer.

Alimentos que lo contienen

De igual forma, muchas mujeres piensan que el ácido fólico solo se encuentra presente en vegetales verdes como el brócoli y la espinaca. En realidad se puede encontrar en una amplia variedad de alimentos como legumbres, espárragos, apio, tomates y cacahuates. De esta manera es más sencillo preparar distintos platillos y armar combinaciones que eviten que te aburras de comer siempre lo mismo.

También es necesario que estés consciente de que no solo se puede consumir mediante productos naturales. Otra manera de ingerirlo es a través de suplementos alimenticios. Ahora existen distintas marcas y en diferentes cantidad. Es por eso que lo ideal es acudir primero con un médico o nutriólogo para que te recomiende el más adecuado para ti.

Mientras que lo más importante siempre es la constancia. No es suficiente con empezar a consumir ácido fólico sino mantenerlo dentro de tu dieta diaria y jamás retirarlo. De lo contrario perderás todos los beneficios ganados.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin