Estos son los riesgos que puedes sufrir si suspendes el consumo de omega 3 y ácido fólico

La alimentación es indispensable para cualquier persona porque no se puede vivir sin comer. Mientras que cuando se trata de una embarazada adquiere mayor relevancia. Todo tiene repercusión en el pequeño en formación que se encuentra en el vientre. Por eso uno de los primeros aspectos que deben modificar las mujeres es su dieta. Incorporar nutrientes como el omega 3 y ácido fólico es una de las primeras recomendaciones de los ginecólogos.

Beneficios que ofrecen

El consumo de ambos sumado a otros consejos básicos como una hidratación correcta y realizar ejercicio adecuado para tu estado de salud son las claves para esta esta de la vida. Aunque se pueden presentar cambios y alteraciones que modifiquen tus días no te debes dar por vencida. Al final todos los sacrificios valen la pena cuando puedes tener al bebé entre tus brazos.

Ahora bien, incorporar el omega 3 y el ácido fólico en tu dieta tiene el objetivo de fomentar el desarrollo del pequeño y así evitar que presente problemas al momento del nacimiento. Por lo mismo es muy importante acatar todas las indicaciones del médico y respetar el tratamiento indicado.

En ese sentido, una práctica que por desgracia suele ser común es no mantener una adecuada adherencia a cualquier tipo de tratamiento. Cuando se trata de medicamentos muchas veces se piensa que al sentirse bien ya no es necesario completar las indicaciones marcadas en la receta. El abandono trae consigo un riesgo latente a sufrir recaídas o recuperaciones parciales porque la enfermedad inicial puede regresar pero ahora con mayor fuerza.

La constancia es la clave del éxito

Precisamente eso es lo mismo que a ti te puede ocurrir si suspenden el consumo de ambos nutrientes o al menos uno de ellos sin una justificación. En este caso el único que te puede indicar que debes dejar de consumir omega 3 o ácido fólico es el médico. Aunque para que eso ocurra primero te debe revisar y llegar a la conclusión de que tu salud se encuentra en riesgo.

Pero si tú suspendes el consumo de los nutrientes por iniciativa propia entonces no solo pones en peligro tu salud sino también la del pequeño que llevas en tu interior. Todos los beneficios que podría obtener como prevenir los defectos del tubo neural o problemas en su cerebro o en la médula espinal se eliminan o al menos la protección ahora es menor.

Las instrucciones del médico siempre tienen como finalidad cuidar tu integridad y buscan procurar tu bienestar. Por tal motivo lo recomendable es mantener un correcto seguimiento y jamás contradecir las indicaciones ni suspender el tratamiento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin