El Omega 3 también puede ayudarte a combatir los síntomas de la ansiedad, ¿sabes cómo?

El Omega 3 también puede ayudarte a combatir los síntomas de la ansiedad, ¿sabes cómo?

Durante el embarazo también puedes sufrir ansiedad, bien sea por la nueva situación que se te avecina o también por los síntomas propios del embarazo. Por si no lo sabías, los trastornos de ansiedad derivan en temores inapropiados o exagerados que conllevan la angustia o disfunción y se asocian, a su vez, con una baja calidad de vida y los ácidos Omega 3 pueden influir positivamente en este tipo de trastornos.

Las personas con ansiedad tienen niveles menores de ácidos grasos Omega 3

Hay estudios que vinculan la ansiedad con los ácidos grasos Omega 3 y es que las personas diagnosticadas con trastornos de ansiedad tienen niveles menores de ácidos grasos Omega 3 en el cerebro y la sangre que las personas sanas equiparables en edad y sexo.

Así que se puede decir que los ácidos grasos Omega 3 tienen potentes efectos en la prevención y el tratamiento de la ansiedad y la depresión. Son varios los estudios que han encontrado que este tipo de ácidos grasos podrían reducir la ansiedad incluso en situaciones estresantes graves, ya que controlan diversos procesos neurobiológicos.

Hace bien poco se ha publicado, además, la primera revisión sistemática y metaanálisis para analizar los efectos ansiolíticos de los ácidos grasos Omega 3 en personas con síntomas de ansiedad. El principal hallazgo de este análisis es que los ácidos grasos Omega 3 se asocian con una reducción muy significativa de los síntomas de ansiedad cuando la dosis es alta (al menos 2.000 mg/día).

Se recomienda 1 gramo diario de Omega 3

Es por eso por lo que los complementos con ácidos grasos Omega 3 pueden reducir los síntomas de depresión perinatal. Aunque el efecto beneficioso de la complementación con ácidos grasos Omega 3 en la depresión se ha observado, fundamentalmente, cuando se utiliza como terapia coadyuvante.

Lo que sí está claro es que se deben tomar suplementos con Omega 3 con precaución. La American Psychiatric Association recomienda 1 gramo diario de Omega 3 DHA + EPA para el tratamiento de los trastornos afectivos y se ha propuesto que la proporción óptima para ello es de 2 partes de Omega 3 EPA por cada parte de DHA.