Cómo beneficia el consumo de ácido fólico en la formación del bebé

ácido fólico

El embarazo es una de las etapas más hermosas de la vida por todo lo que implica. Saber que un pequeño ser se forma dentro de tu vientre genera una sensación indescriptible. Aunque al mismo tiempo también implica una fuerte responsabilidad. Todo lo que hagas tendrá un impacto tanto positivo como negativo. Por eso, si deseas que su formación sea la adecuada puedes empezar por integrar el ácido fólico a tu alimentación.

En ese sentido, recuerda que todo lo que ingieras tendrá una repercusión directa en el bebé. No debes caer en el error de pensar que necesitas comer doble sino que requieres las porciones adecuadas y los nutrientes precisos.

Mamá sana propicia un nacimiento seguro

Es por lo anterior que el ácido fólico es tan necesario para este momento tan especial. En su definición más simple se trata de una vitamina hidrosoluble que fomenta la maduración de proteínas estructurales y hemoglobina.

Dicho de otra forma, ayuda al organismo de cualquier persona a crear células nuevas. Por eso, cuando una mujer se embaraza la principal instrucción del ginecólogo es que agregue el consumo de esta vitamina a su dieta. Inclusive se puede comenzar desde antes y si se planea tener una familia se puede añadir desde antes.

Con esto en mente, cuando su consumo es el adecuado antes y durante el embarazo se pueden prevenir defectos congénitos importantes en el cerebro y la columna vertebral del bebé. Es natural que una madre siempre desee que su pequeño nazca en perfecto estado de salud y para que eso ocurra se puede impulsar desde la alimentación previa al parto.

Dentro de los problemas más graves que ayuda a prevenir en los menores se encuentra la espina bífida. Se trata de un problema de la columna vertebral en la cual los nervios que controlan los movimientos de las piernas y otros órganos no funcionan. Los niños que desarrollan este malestar tienen discapacidades de por vida.

El consumo de ácido fólico también ayuda a prevenir la anencefalia. Es un problema que se genera cuando no se desarrolla una gran parte del cerebro o nada de él. Los bebés con este problema suelen fallecer antes o poco después del parto.

Alimentos que lo contienen

Ahora bien, como lo menciona la Secretaría de Salud (SSa), esta vitamina tan importante se encuentra en forma natural en alimentos como hortalizas de hojas verdes espinacas, coles, lechugas, espárragos y oscuras; legumbres, lentejas, habas, soja; en frutas, melón, plátanos, naranjas y aguacate y jugo de cítricos, así como en el hígado de ternera y pollo.

Además muchos alimentos se encuentran fortificados con ácido fólico. La lista es bastante extensa pero los principales son panes, cereales, harinas, harinas de maíz, pastas, arroz y algunos otros productos de granos.

En tanto que también es posible su consumo mediante la ingesta de suplementos vitamínicos. Aunque debido a que existen muchas marcas lo ideal es siempre acudir primero con un médico para que determine el más adecuado para cada mujer.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin