EL PODER DEL OMEGA-3 REDUCE EL RIESGO EN

Beneficios

REDUCE RIESGOS EN LA FORMACIÓN DEL BEBÉ

Aumenta su peso al nacer, favorece el desarrollo visual óptimo y disminuye LA PROBABILIDAD DE PADECER ALERGIAS (7)(8)(9)

ESTÁ CON LA MAMÁ EN EL MOMENTO DE PARTO

Ayuda a disminuir el riesgo de preeclampsia y un parto prematuro.
DISMINUYE LA PROBABILIDAD DE PADECER DEPRESIÓN POST-PARTO (7)(10)

EL SUPLEMENTO IDEAL que cubre la necesidad de vitaminas, minerales, ácidos grasos y proteínas DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA MATERNA.

NUESTRO EQUIPO DE EXPERTOS RESPONDE LAS DUDAS MÁS COMUNES SOBRE MULTIVITAMÍNICOS PRENATALES

El omega-3 es un ácido graso que es benéfico para el cuerpo humano. Lo ideal es que sea consumido con regularidad mientras el bebé se encuentra en desarrollo porque dentro de sus propiedades tiene funciones antiinflamatoria y antioxidante. Al ingerirlo se mejora la función cognitiva y neurológica del bebé, además de propiciar el desarrollo óptimo de la visión y el sistema nervioso. Y en el caso de la madre ayuda a reducir el riesgo de un parto prematuro y de sufrir depresión durante el proceso del embarazo.

Existe una amplia variedad en el mercado y no requieren receta médica, aunque para elegir el más adecuado para ti debes solicitar la opinión de un especialista. Nunca dudes en pedirle a tu ginecólogo que se recomiende uno que se adapte a tu caso.

En la actualidad no es suficiente con mantener una dieta adecuada sino que se deben reforzar las formas de alimentación. En especial, durante el proceso del embarazo el cuerpo de la mujer requiere de una mayor cantidad de nutrientes para formar a un bebé sano. Por tal motivo son necesarios los suplementos vitamínicos.

Durante el proceso del embarazo, el bebé en formación absorbe todos los nutrientes que consume la madre. Por tal motivo se requiere una dieta especial para la mujer basada en calcio, hierro y vitaminas.

La Academia de Pediatría de Estados Unidos (AAP) recomienda un consumo de omega-3 de 2 gramos diarios durante los primeros seis meses del embarazo. A su vez, la cantidad puede aumentar hasta 2.5 gramos al día durante la parte final de la gestación y la lactancia.

El ácido fólico promueve la creación de nuevas células. Por tal motivo, es indispensable durante el período en el que el bebé está en formación. Diversos estudios han mostrado que el consumo de esta vitamina durante el embarazo ayuda a prevenir posibles defectos congénitos medulares y cerebrales del bebé. Por tal razón, ante la ausencia de ácido fólico se aumentan las probabilidades de que exista un retraso en el crecimiento del pequeño.

El DHA es el nombre con el que se le conoce al Ácido Docosahexaenoico, el cual pertenece a la familia de los Omega-3 y ayuda para el correcto desarrollo del sistema nervioso. Por su parte, el EPA corresponde al Ácido Eicosapentanoico y su consumo está asociado a embarazos más prolongados, por lo que reduce el riesgo de abortos espontáneos.

Si, dentro de la amplia variedad de multivitamínico existen algunos con sabores artificiales y en diversas presentaciones para las mujeres no acostumbradas a las pastillas de grandes dimensiones.

Sí, el consumo de Omega-3 es indispensable en todos los casos de embarazo. Pero debido a que cada mujer es distinta, lo ideal es siempre consultar a un médico para conocer las indicaciones a detalle.