El L-Metilfolato es un complejo vitamínico rico en Vitamina B9 o ácido fólico. Su ingesta es totalmente necesaria durante los procesos de mayor división y crecimiento celular como el embarazo y la infancia.

L-Metilfolato es la forma activa del ácido fólico. La vitamina B9 o ácido fólico es una vitamina hidrosoluble que funciona como cofactor en reacciones metabólicas relacionadas con la síntesis de ácidos nucleicos, aminoácidos y en las reacciones de transferencia de grupos de metilo.

Logras encontrar esta fuente de vitamina aproximadamente en el 80% de los alimentos que consumimos a diario, es decir, en todas las verduras de hoja verde y legumbres. Sin embargo el ácido fólico como el folato alimentario no son biológicamente activos y tienen que ser convertidos a la forma metabólicamente activa que es el L-Metilfolato. Este proceso se realiza a través de múltiples pasos en los que la enzima metilentetrahidrofolato reductasa posee un papel decisivo.

¿Cómo Funciona el L-Metilfolato en cada etapa del embarazo?

Antes del Embarazo: Participa en la maduración del óvulo, aumenta la probabilidad de concepción (embarazo) y previene defectos en el desarrollo temprano del bebé.

Primer Trimestre: Contribuye en la formación del sistema nervioso del bebé, participa en el desarrollo del sistema de defensa del cuerpo, previene alteraciones de labio y paladar hendido.

Segundo Trimestre: Mejora los niveles de Omega-3 en el bebé, participa en el desarrollo visual del bebé, evita alteraciones en el crecimiento del bebé durante el embarazo, reduce el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con la presión arterial por parte de la madre durante el embarazo, disminuye el riesgo de parto prematuro, previene el bajo peso del bebé, previene complicaciones en la madre al momento del parto.

Después del Embarazo: Previene asma y algunas alergias en los niños, reducen el riesgo de depresión posparto en madres, mejora la habilidad de aprendizaje en los niños pequeños.

¿Cómo Funciona el Omega 3 en cada etapa del embarazo?

Antes del Embarazo: Regula la maduración del ovocito, la suplementación temprana mejora los niveles de Omega 3 en el feto, aumenta la probabilidad de fecundación, incrementa la proporción de productos nacidos vivos.

Durante el Embarazo: Es indispensable para el desarrollo neuronal, disminuye el riesgo de parto pretérmino, previene peso bajo al nacer, el EPA reduce el riesgo de padecer preeclampsia, contribuye al desarrollo del sistema inmune, el DHA favorece el desarrollo y funcionamiento adecuado del cerebro, y contribuye también en funciones visuales y neurológicas, mejorando funciones cognitivas y motoras.

Después del Embarazo: Ayuda al desarrollo de la agudeza visual, reduce el riesgo de depresión posparto en madres, mejora la función cognitiva lactante, previene asma y atopia en los niños.

 

Es por eso que siempre es importante tener en mente el consumo de estas vitaminas si estás en alguna de estás etapas del embarazo, y así puedas llevar un embarazo regular, en donde vas a cuidar el bienestar tuyo como mamá y como mujer, como el del bebé, incluso antes de su concepción.

 

Para mamá en el embarazo

Autor: <span>Abimar Paredes</span>

Beneficios del L-Metilfolato


El L-Metilfolato es un complejo vitamínico rico en Vitamina B9 o ácido fólico. Su ingesta es totalmente necesaria durante los procesos de mayor división y crecimiento celular como el embarazo y la infancia. L-Metilfolato es la forma activa del ácido fólico. La vitamina B9 o ácido fólico es una vitamina hidrosoluble que funciona como cofactor […]

Leer artículo