fbpx

Beneficios del jugo natural para subir las defensas durante el embarazo

embarazo jugo natural

Share This Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

La alimentación es necesaria a lo largo de la vida. No se puede vivir sin comer pero lo ideal es hacerlo de una forma adecuada. La carencia lleva a la desnutrición; en cambio, la abundancia genera la obesidad. Por eso es necesario buscar un balance y más en etapas en las que no solo está en riesgo tu integridad. El ejemplo más claro es el embarazo porque tienes una responsabilidad adicional y para conseguir una protección adicional es conveniente el consumo de jugo natural.

Algo que debes recordar es que durante la etapa de gestación tu cuerpo presenta diversos cambios. Todo tiene su origen en el pequeño ser que se encuentra en formación. Por lo mismo necesitas de todo el apoyo posible para conseguir buenos resultados.

Factores externos que pueden complicar el embarazo

De igual forma, debes contemplar factores externos que pueden complicar esta faceta que debería ser únicamente de alegría. El clima es un ejemplo claro porque durante la época invernal hay un notorio descenso de la temperatura. Como consecuencia también bajan las defensas naturales del cuerpo y aumentan las enfermedades respiratorias. Se trata de una peligrosa combinación y por eso es importante estar preparado.

Con esto en mente, algo sencillo que puedes hacer durante el embarazo es aumentar tu consumo de jugo natural. La mayoría de las frutas ayudan a reforzar el sistema inmunológico. De esta manera le ofreces a tu cuerpo una protección adicional.

Ahora bien, hay una amplia variedad de opciones disponibles y todas son de utilidad. Pero en especial el jugo de naranja es perfecto porque contiene ácido fólico, un elemento de gran utilidad para la gestación.

Beneficios que ofrece

Antes que nada debes conocer su definición. Se trata de una vitamina hidrosoluble que fomenta la maduración de proteínas estructurales y hemoglobina. Lo anterior quiere decir que ayuda al organismo a crear células nuevas. Por eso, cuando una mujer se embaraza la principal instrucción del ginecólogo es que agregue el consumo de esta vitamina a su dieta.

De hecho no es necesario esperar hasta conocer que serás madre sino que puedes empezar con su consumo hasta tres meses antes del embarazo. Con esta medida vas a reducir el riesgo de malformaciones del tubo neural en el pequeño. Se trata de una alteración que se presenta en cuatro de cada mil personas recién nacidas.

Por su parte, las autoridades sanitarias recomiendan que las mujeres en edad reproductiva deben ingerir 800 microgramos de ácido fólico al día. si además se combina con una alimentación balanceada y el ejercicio físico regular se eliminan riesgos para la mujer y el bebé.

Pero aunque durante el embarazo se recomienda el consumo de jugo natural, también hay otras formas en que puedes adquirir ácido fólico. Otra alternativa es mediante suplementos vitamínicos. La principal ventaja es que de esta forma puedes tener un control exacto de la cantidad ingerida. Aunque debido a que existen muchas marcas lo ideal es siempre acudir primero con un médico para que determine el más adecuado para cada mujer.

Más artículos