10 alimentos con altas dosis de omega 3 y ácido fólico que debes incluir en tu dieta

omega 3

Desde el momento en el que el ginecólogo confirma tu embarazo o inclusive antes es necesario que realices un cambio en tu alimentación. Todo es con el objetivo de favorecer el correcto desarrollo del bebé que está en tu interior y dentro de unos meses podrás tener en tus brazos. Por lo mismo, lo ideal es que incorpores alimentos que ayuden a dicho fin y dentro de la lista los más importantes son el omega 3 y ácido fólico.

Ahora bien, un error que cometen algunas embarazadas es pensar que durante esta etapa de la vida deben de comer doble. En realidad no es así porque el secreto se encuentra en hacerlo bien y de forma balanceada. De lo contrario podrías provocar más daños que beneficios al pequeño que llevas dentro.

Como ya dijimos, tanto el omega 3 como el ácido fólico contienen los nutrientes necesarios para el desarrollo del feto. Su consumo también ayuda para prevenir que nazca con enfermedades que pongan en riesgo su integridad.

El secreto de un dieta adecuada para el embarazo

Pero ahora que ya te dijimos los ácidos grasos y las vitaminas que no pueden faltar en tu dieta durante el embarazo ahora lo que debes de conocer son los alimentos que los contienen. Algunos de los más importantes son los siguientes:

Omega 3

  • Aceite de oliva.
  • Aguacate.
  • Lechuga.
  • Espinacas.
  • Salmón.
  • Atún.
  • Sardinas.
  • Avena.
  • Semillas de linaza.
  • Brócoli.

Ácido fólico

  • Lentejas.
  • Acelgas.
  • Perejil.
  • Cacahuates.
  • Semillas de girasol.
  • Espárragos verdes.
  • Garbanzos.
  • Aguacate.
  • Alcachofas.
  • Espárragos.

A partir de la lista anterior puedes diseñar distintos platillos para que te alimentes de una forma sana y segura. Con el apoyo de un nutriólogo puedes cumplir con esta meta y tanto tú como el bebé en formación van a recibir los beneficios.

Te colocamos varios en el listado de arriba para que puedas armas distintas combinaciones y nunca te aburras ni pienses que siempre vas a comer lo mismo. Por otra parte, uno de los secretos radica en la consistencia. Debes de mantener una dieta balanceada a lo largo de todo el embarazo. En caso de rendirte antes de tiempo los esfuerzos habrán sido en vano.

Inclusive puedes continuar con la alimentación rica en omega 3 y ácido fólico durante el puerperio y mientras dure la lactancia para transmitir todos los nutrientes a tu retoño durante sus primeros meses de vida. Al final, si tú te sientes bien entonces el pequeño también lo estará.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin